21 oct. 2011

Mis posmodernos favoritos (63): Las listas de Foreign Policy


Existen infinitas maneras de informar sobre la (más rabiosa) actualidad en la era de internet y, hasta las publicaciones canónicas, se devanan los sesos para estar al día (y vanagloriarse de originales) en lo tocante a las preferencias de su parroquia de (in)fieles. Bendita presión, la de los consumidores mediáticos posmodernos, pues solo como consecuencia de su ejercicio se puede topar uno con algo tan irresistible, tan provechoso y tan 'cool' como ese 'hit parade' noticiero que se ha dado en llamar 'Las listas de FP'.

FP, para los legos en la materia, son las siglas de Foreign Policy, la revista especializada en política internacional -valga la redundancia- fundada en 1970 por Samuel P. Huntington y Warren Demian Manshel que Moisés Naím sitúo en el mapa de los medios imprescindibles bajo su dirección durante el periodo 1996-2009. Editada durante mucho tiempo por la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, en 2008 fue adquirida por el grupo Washington Post. En la actualidad se enorgullece de ser el primer "magacín global sobre política, economía e ideas", hecho al que han contribuido sus múltiples ediciones extranjeras, entre ellas la española.

'Las listas de FP', por las que profeso una devoción rayana en lo obsesivo, da cuenta de la última hora del panorama global situando bajo su foco las (des)vergüenzas de las relaciones internacionales: sin ir más lejos, algunos de sus últimos listados incluyen los cinco gaseoductos más polémicos (geopolíticamente), los (más) innobles merecedores del Premio Nobel de la Paz, los cinco peores lugares para ser mujer y una actualización de su detallado análisis de los peores tiranos del planeta publicada hace un año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario