12 abr. 2011

Mis vicios (in)confesables (1): Nacho Vegas. La gran broma final

Fuente | YouTube

Entre mis vicios (in)confesables más destacados se cuentan los videoclips musicales que se salen de los patrones establecidos por el 'mainstream'. De entre ellos, el que más me ha emocionado recientemente ha sido el acompañamiento visual que Jonás Trueba -el niño de papá- ha confeccionado para 'La gran broma final', el primer sencillo extraído de 'La zona sucia', la última grabación publicada por el más grande de nuestros cantautores 'indies': Nacho Vegas.

Dimas Rodríguez también muestra su rendida admiración ante la gloriosa colaboración del ilustre tándem cinematográfico-musical en la web de Rockdelux: "Prometedor debutante con la fresca 'Todas las canciones hablan de mí' (2010), Jonás Trueba no es un recién llegado al terreno del clip: una muestra es la 'Balada baladí' que le rubricó a El Hijo el año pasado. Ahora se enfrenta al single de 'La zona sucia' (2011) de Nacho Vegas, retratando al cantautor asturiano paseando por diferentes lugares de Madrid, y mezclando esas imágenes con un particular y extenso collage de escenas cinematográficas extraídas de películas con el calado de, entre otras, 'La ventana indiscreta', 'La dolce vita', 'Atrapado en el tiempo', 'Paris, Texas', 'Antes del atardecer', 'La mujer de al lado' o 'El infierno'.

Trueba escoge momentos destacados de los largometrajes para ilustrar, a veces con fidelidad y otras con licencias libres, la letra de la canción: una carta encendida, explícita y también de vuelo poético que el propio Vegas le dedica a Christina Rosenvinge. La fuerza emotiva de esta 'misiva' le permite al director y guionista madrileño trazar un recorrido sentimental a través de instantes fílmicos tan poderosos como, por ejemplo, esos fotogramas de 'El graduado' donde Ben Braddock (Dustin Hoffman) chilla desesperadamente para abortar la boda de su ex Elaine Robinson (Katharine Ross) -aquí colocados astutamente justo cuando se cuelan los versos "hay quien decía que era grande y fuerte nuestro amor"-. O esa manera de encajar el fragmento donde se canta "se discute la capitulación, mientras se aproximan carcajadas", entre 'La maman et la putain' y aquel angustioso pasaje de 'La parada de los monstruos' que nos presentaba a la trapecista Cleopatra (Olga Baclanova) burlándose descarnadamente del enano Hans (Harry Earles).

Cinefilia y una reflexión final: si cada película es una mirada, Jonás Trueba ha reutilizado esas miradas para narrar una historia nueva. Eso es el cine, mirar y remirar".

Fuente | Rockdelux

No hay comentarios:

Publicar un comentario