15 may. 2011

Lecturas imprescindibles (10): Jean Daniel. Una ética de la izquierda

Fuente | El País

Jean Daniel es uno de los más respetados referentes intelectuales de la izquierda europea. Veterano de guerra, exbaranda ministerial e incisivo narrador y periodista, pasará a la Historia como fundador y director del semanario francés Le Nouvel Observateur, "cuya orientación se inscribe en el movimiento socialdemócrata. Una tradición constantemente preocupada por compaginar el respeto de las libertades con la búsqueda de la justicia social", según reza en su recientemente renovado estatuto. A sus 90 años, Daniel acaba de publicar una autobiografía titulada, irónicamente, Ese extraño que se me parece y, en plena racha recapituladora, El País difundió hace unos días un (imprescindible) artículo suyo que incluía, a modo de decálogo, "algunas lecciones" aprendidas de sus maestros. En él adelantaba: "Me he convertido en lo que Camus llamaría un 'reformista radical'. Practico lo que Michel Foucault denominaría una 'moral de la incomodidad'. Albergo la ambición de alcanzar una 'felicidad sin obligación de trascendencia', como creo que habría podido decir Spinoza. Se trata simplemente de una ética de izquierda". Una ética de la izquierda que debería convertirse en un manifiesto al que, desde ya, me sumo con sumo agrado:

"1. Ya no quiero cambiar el mundo; quiero reformarlo. De hecho, creo que el mundo cambia por sí mismo mucho más deprisa que nuestro deseo de cambiarlo. Pero si quiero ser reformista no es solo porque haya renunciado a la revolución, sino porque creo en los progresos, y quiero subrayar que he escrito esta última palabra en plural. Es evidente que ya no se puede creer en el progreso en el sentido en que lo hacían Condorcet, Marx o Auguste Comte. Pero antes de que un águila le devorase el hígado, Prometeo consiguió robar ciertos secretos a Zeus; y entre ellos había algunos que hicieron posible que la humanidad diera un enorme salto hacia en el conocimiento. La reforma consiste en hacer desaparecer aquellos secretos que resultaron ser maléficos.

2. El siglo anterior debería conducirnos a desconfiar de todas las revoluciones, a comprender todas las resistencias y a abrazar el espíritu reformista. A condición que esta conversión se lleve a cabo con un radicalismo que impida que los compromisos se conviertan en componendas. El 'reformismo radical' excluye todo relativismo desencantado. Mendes-France decía que la tensión reformadora debe inocular constantemente patetismo en la virtud. La democracia debe ser una pasión.

3. La explosión de los dogmas y de las ideologías debería condenarnos a la humildad y a un verdadero culto de la complejidad. Al margen de las justas políticas y los divertimentos de las polémicas, lo perentorio ya no es soportable. En lo que a mí respecta, he decidido interesarme siempre por las razones de quienes están en desacuerdo conmigo. En este terreno, mi maestro es Raimundo Lulio, un monje mallorquín del siglo XIII que invitaba a los impíos a no escoger entre los tres monoteísmos, sino a formarse su propia síntesis personal.

4. La sabiduría consiste ahora en no separar nunca los conceptos de libertad e igualdad. La primera sin la segunda conduce a la jungla de las competiciones. La igualdad sin libertad lleva a la uniformidad y a la tiranía. Tampoco se debería separar nunca la preocupación por la creación de riquezas de la preocupación por su reparto. El hombre sigue siendo la meta de toda creación.

5. Desde esta óptica, el dinero solo puede ser el símbolo de una mercancía y el instrumento que sirve para hacerla circular mejor. Cuando la especulación conduce a considerar el dinero como un fin y no como un medio, en otras palabras, cuando el capital se 'financiariza', la sociedad entera se transforma en una bolsa de valores que ya solo puede optar entre un individualismo cínico y un latrocinio organizado.

6. Según Marx, la violencia viene provocada por el paso de una sociedad a otra, como ocurrió durante la transición del feudalismo al capitalismo. Solo en este caso considera que la violencia es progresista o, si se quiere, revolucionaria. Contrariamente a lo que se repite por doquier, esta noción no es hegeliana. Hegel elogió la Revolución (1789), pero no el Terror (1793), en el que no vio un progreso, sino todo lo contrario: una regresión. No existe pues una fatalidad progresista de la violencia, sino al revés. Soy partidario de una no violencia ofensiva y no sacrificial.

7. No obstante, puede ocurrir que una guerra a la vez 'inevitable e inexcusable' sea necesaria por razones de autodefensa. Pero solo podría ser declarada como último recurso, después de descartar todas las demás soluciones. Una vez que se ha decidido ir a la guerra, hay que tener en mente tres reflexiones: a) 'Sí, a veces hay que resignarse a la guerra, pero sin olvidar nunca que, pese a la equidad de la causa, eso significa participar de la eterna locura de los hombres' (Barack Obama); b) 'Cada vez que un oprimido toma las armas en nombre de la justicia, da un paso en el campo de la injusticia' (Camus); c) 'La justicia, esa fugitiva que a menudo deserta del campo de los vencedores' (Simone Weil).

8. No está en el destino de una víctima el seguir siéndolo; después de liberarse, puede convertirse en verdugo. Todos aquellos que aceptan responder a la barbarie con la barbarie, utilizando las mismas armas que sus enemigos y traicionando así los valores por los que combaten deberían tener presente este pensamiento. En tal caso, no hay inocentes, solo vencedores o muertos. En una época en la que la fragmentación de los dogmas y los conflictos de la fe conducen a los fanatismos y en la que cada vez es más difícil hablar de valores universales, un odio debe imponerse -y la palabra no es demasiado fuerte-: el odio hacia todos los absolutos. El principio del exterminio de un pueblo constituye el mal absoluto. Los supervivientes de Auschwitz y Ruanda no deben decirse: 'Nosotros nunca más', sino 'esto nunca más'.

9. Ya en mi más tierna infancia aprendí a considerar la humillación como uno de los peores males de la humanidad. Más aun que las opresiones, las ocupaciones y las alienaciones, la humillación es lo que más profundamente hiere el alma de un individuo o una colectividad. Y lo que está detrás de las revoluciones controladas y de las revoluciones fanáticas.

10. Hay varios medios para no colocar nuestro sillón en el sentido de la resignación ante las desgracias de la vida y la maldición de los hombres. Por ejemplo, considerar que 'la vida no es nada, pero nade vale más que una vida' (Malraux), que 'no hay que buscar a Dios en ninguna otra parte que en todas partes' (Gide) y que solo la admiración que se transforma en amor puede impedirnos ver la vida como 'un cuento lleno de ruido y furor contado por un idiota y que no significa nada' (Shakespeare). De todas formas, como dice magníficamente François Cheng, 'todos los juicios, todos los cultos y todos los ritos pueden desaparecer, salvo uno solo, el de la Belleza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario