25 abr. 2011

Mis muertos más frescos (2): Gonzalo Rojas


Merecedor de todos los grandes galardones literarios de nuestra lengua -incluido el favor de los lectores-, el "poeta más poeta", Gonzalo Rojas, ha muerto hoy a los 93 años tras dos meses malviviendo por culpa de un infarto cerebral. Para Juan Carlos Mestre, el chileno "era la desobediencia de lo evidente, un permanente elogio de la niñez del mundo. Su lenguaje era el de los proscritos ante los discursos del orden, una ironía continua contra el poder, era el último de los sublevados, [...] era algo más que un poeta, mucho más que un ciudadano, era el último ácrata, el último anarquista". Nunca es tarde para leer a un (buen) poeta y ahora que cae la noche parece el momento idóneo para gozar de la 'Oscuridad hermosa':

"Anoche te he tocado y te he sentido 
sin que mi mano huyera más allá de mi mano, 
sin que mi cuerpo huyera, ni mi oído: 
de un modo casi humano 
te he sentido. 
Palpitante, 
no sé si como sangre o como nube 
errante, 
por mi casa, en puntillas, oscuridad que sube, 
oscuridad que baja, corriste, centelleante. 
Corriste por mi casa de madera 
sus ventanas abriste 
y te sentí latir la noche entera, 
hija de los abismos, silenciosa, 
guerrera, tan terrible, tan hermosa 
que todo cuanto existe, 
para mí, sin tu llama, no existiera".

No hay comentarios:

Publicar un comentario