14 nov. 2011

Mis posmodernos favoritos (65): Enrique Meneses

Fuente | YouTube

Enrique Meneses es una lección de periodismo andante... Perdón: la metáfora es harto desafortunada para describir a alguien que tiene que echar mano de la silla de ruedas para según qué actividades y que lleva ya algún tiempo enganchado a una botella de oxígeno para (sobre)vivir en este mundo crítico y posmoderno que le ha tocado habitar. Salvado el desliz, no queda sino ahondar en la figura de uno de los personajes capitales del periodismo patrio, cuya mirada ilimitada y pensamiento libre han proporcionado a los seguidores de la información gráfica (y escrita) incontables joyas instantáneas.


Lo mejor en estos casos es remitir a la fuente original. Enrique Meneses advierte en un reciente artículo "una serie de cualidades o defectos -según se mire-" en su manera de ser: "Desde un sentido profundo de la responsabilidad a una exaltación interior de la aventura y el rechazo de toda forma de domesticación de la misma. La idea de que unos segundos pueden significar la vida o la muerte, ha regido siempre mi concepción del trabajo", reconoce el maestro del fotoperiodismo nacional. Y va más allá: "Siempre he preferido equivocarme rápidamente antes que tener razón dentro de cien años. En los momentos de mi vida en que tuve que elegir, siempre lo hice menospreciando los riesgos. Lo mismo que unos acostumbran a protegerse constantemente contra la adversidad, hasta el punto de ahogar cualquier capacidad de improvisación, otros valoramos sortear el riesgo como forma de vida". Palabras de un joven que acaba de cumplir 82 años.

Respetado y admirado con asombrosa unanimidad por sus colegas, tanto de la tecla como del disparador, Meneses ha descubierto en la madurez de su trayectoria vital las redes (sociales o no) y se aplica a ellas con la misma humildad, sabiduría y constancia de siempre. El reportero cuyas imágenes ilustraron publicaciones como Life o Paris Match, el hombre que dirigió la edición española de Playboy, el periodista que se inventó legendarios programas de aventuras y viajes en la tele y la radio nacionales, desgrana con detalle su filosofía vital y profesional desde su blog particular y, haciendo honor a sus principios, no encuentra la hora de poner fin a sus iniciativas, la última de las cuales lleva por nombre Utopía TV.


No hay comentarios:

Publicar un comentario