14 abr. 2011

La República que fue (pero no pudo ser)

Fuente | Público

Hoy se cumplen ochenta años de la proclamación de la Segunda República, que Antonio Machado sintetizó de manera insuperable en un texto publicado el 14 de abril de 1937: "Unos cuantos hombres honrados, que llegaban al poder sin haberlo deseado, acaso sin haberlo esperado siquiera, pero obedientes a la voluntad progresiva de la nación, tuvieron la insólita y genial ocurrencia de legislar atenidos a normas estrictamente morales, de gobernar en el sentido esencial de la historia, que es el del porvenir. Para estos hombres eran sagradas las más justas y legítimas aspiraciones del pueblo; contra ellas no se podía gobernar, porque el satisfacerlas era precisamente la más honda razón de ser de todo gobierno. Y estos hombres, nada revolucionarios, llenos de respeto, mesura y tolerancia, ni atropellaron ningún derecho ni desertaron de ninguno de sus deberes".

Pero en la república cuyo broche ilegítimo fue una guerra (in)civil y su consiguiente dictadura no todo fue de color de rosa: los extremos se tocaron entonces igual que hace hoy la prensa escrita nacional para celebrar, con desigual despliegue (y fortuna), el 80º aniversario de la efeméride. En la izquierda, Público, con un bello y mesurado suplemento especial en el que pueden disfrutarse los artículos de Josep Fontana, Vicenç Navarro y Luis García Montero, entre otros. En la derecha, La Gaceta, con un (insufrible) panfleto en el que se agrupan, bajo el indigno (y falso) lema 'Mentiras y gordas', los deshechos intelectuales de Pío Moa, Amando de Miguel o Stanley G. Payne.

Fuente | YouTube

No hay comentarios:

Publicar un comentario