22 abr. 2011

Mis posmodernos favoritos (15): Orsai

Portada del número 2 de Orsai
Fuente | Orsai

Segundo trimestre de 2011: el número dos de Orsai ya está en la calle. Bueno, en los hogares de aquellos que la encargaron con anterioridad a su impresión. Porque, sí, Orsai es el bicho raro de las publicaciones escritas del universo hispanohablante: una (arriesgada y adorable) aventura editorial que, más allá del (típico) tópico, existe única y exclusivamente por amor al arte, tanto en el sentido literal como en el figurado.

Se pueden conocer los detalles de sus particularidades en su perfil de Facebook: para los que quieran una respuesta corta a la pregunta ¿Qué es Orsai?, bastará con saber que "es una revista de publicación trimestral con contenidos de calidad y libre de publicidad y sesgos editoriales, con un método de distribución basado en el boca a boca e Internet" y que "el primer número tiene mas de 11 mil lectores en todo el mundo"; para los que quieran profundizar en los pormenores, se recomienda echar un vistazo al siguiente dodecálogo:

"No tendrá publicidad, ni subsidios privados o estatales.
Tendrá la mejor calidad gráfica del mercado.
Prescindirá de todos los intermediarios posibles.
Tendrá una versión en papel y otra, dinámica, para tablets.
Escribirán y dibujarán únicamente personas que admiremos mucho.
Llegará en menos de siete días a cualquier país del mundo.
Será trimestral y tendrá más de doscientas páginas.
En cada país costará lo que un libro (gastos de envío incluidos)
Contará con un capital inicial de cien mil euros.
La plata la ponemos nosotros, porque el sueño es nuestro.
Si salvamos la inversión, somos felices.
Si no salvamos la inversión, nos chupa un huevo.
Nuestra obsesión, de ahora en más, es demostrar que no hay crisis editorial ni económica, sino moral. Lo que hay son medios tradicionales que piensan nada más que en el dinero y se cagan en el lector, lo arrinconan y lo vician de mentiras y de engaños. Nuestro antojo es un medio de comunicación humano, honesto, de una transparencia obscena, un medio gráfico que den ganas de recibir por abajo de la puerta, pero ganas en serio. Como recibíamos en los ochenta y los noventa las revistas que nos gustaban. Y que murieron. Todas murieron".

Quienes firman esta impagable declaración de principios son Hernán Casciari, uno de los personajes más inquietos de la cultura posmoderna, y su amigo el Chiri Basilis, ambos argentinos. Juntos han dado forma a una publicación que, en su segundo número, reúne las plumas y los pinceles de gente tan admirable como Nacho Escolar, Crist, Daniel Samper Pizano, David Bravo, José Malagón, Wen Hsu, Gonzalo Garcés, Javier Olivares, Santiago Roncagliolo, Pepe Farruqo o Abelardo Castillo; un contenedor cultural en el caben la literatura y el arte contemporáneos en todas sus manifestaciones y que es -perdón, de nuevo, por el tópico- un lujo para los sentidos.




Fuente | issuu

No hay comentarios:

Publicar un comentario